Fisonomía de Atahualpa


Este Atahualpa ya dicho era indio bien dispuesto y de buena presencia de buenas carnes no grueso demasiado de rostro y grave en el los ojos encarnizados

edit

Como murió Atahualpa

De tal manera que aunque estaba sentenciado a ser quemado vivo se le dio una vuelta al cuello con un cordel y de este modo fue ahogado.

                                                      Pedro Sancho 1534

edit

Características arquitectónicas del cuarto del rescate


El cuarto del rescate es una obra típicamente Inca. Sus paredes o muros, construidos íntegramente de toba volcánica (cantería), se asientan directamente sobre la superficie de cantería sin cimientos, mostrando interiormente  cierta inclinación que lo definen de forma trapezoidal, característica propia de la arquitectura Inca.
La estructura de sus paredes está constituida por piedras poligonales de tamaños diversos, trabajadas en todas sus caras, dispuestas en hiladas aparentemente regulares aunque no enteramente rectas, que forman todo el ancho de las paredes.
La colocación de los elementos del muro, sin esparcimiento entre ellos, origina superficies mas o menos alineadas y caras regulares. Las piedras son casi cuadradas, tan altas como anchas, si bien no completamente simétricas. Su trabazón debido a la naturaleza deleznable de la toba no es tan perfecta y lineal como en las obras del Cusco. Actualmente las paredes presentan de 5 a 6 hiladas, de aproximadamente 8 a 13 elementos en los paños mayores y 7 a 11 elementos en los menores.
Los tres vanos de acceso frontales que presentaba el recinto antes de su restauración, han sido adulteraciones tardías; no asi, el vano lateral izquierdo que si corresponde a la puerta original, Además en el interior se destacan 10 hornacinas trapezoidales: 2 en la pared sur, 3 en el oeste, 4 en la norte y una en la este. El muro tiene una altura promedio de 3.235 m., siendo en sus esquinas externas del cuarto sur de 3.20 m. y en lado norte de 3.18m. y de 3.27 m. a la altura del vano central. Específicamente ninguna de las esquinas externas del cuarto presentan evidencias de amarre de otros muros, lo que le dan la apariencia de una estructura aislada.

edit

El entierro de Atahualpa

Este Atahualpa ya dicho era indio bien dispuesto y de buena presencia de buenas carnes no grueso demasiado hermoso de rostro y grave en él, los ojos encarnizados cuando a este señor le quitaron del palo donde le mataron, llegaron sus indios y cavaron la tierra donde habia tenidos los pies cuatro dedos y la llevaron como por reliquias.

                                               Pedro Pizarro, 1571

edit

El rescate de Atahualpa

El cacique dixo que el les daria tanto oro como cabria en un apartado que alli estaba hasta una raya blanca que alli estaba que un hombre alto no llegaba a ella con un palmo.

edit

La captura de Atahualpa


El gobernador se fue a su posada con su prisionero Atabaliba (Atahualpa) despojado de sus vestiduras que los españoles se las avian rompido por quitarle de las andas cosa fue maravillosa ver preso en tan breve tiempo a tan gran señor que tan poderoso venia.

edit

Los subditos de Atahualpa

E como los indios estaban sin armas fueron desbaratados sin peligro de ningun cristiano los que traian las andas e los que venian alrededor del nunca lo desampararon hasta que todos murieron alrededor de él.

                               Hernando Pizarro, 1533

edit

Archivo del blog

Visita mi canal de Youtube

Seguidores